Seleccionar página

La casa, situada en una parcela que se vuelca sobre el campo abierto, se desarrolla en dos plantas que marcan una clara línea horizontal que dialoga con el horizonte. Unas lamas de protección unifican los ventanales y generan unas trasparencias de las singulares vistas del macizo del Montgrí.